lunes, 7 de marzo de 2016

Ana del Carmen Valenzuela Peña

Ana Valenzuela Peña, cónsul general de El Salvador en San Francisco, nació en la ciudad de San Salvador, el 11 de octubre de 1981.

Casada y de padres salvadoreños, estudió Derecho en la Universidad Dr. José Matías Delgado de El Salvador y fue autorizada por la Corte Suprema de Justicia para ejercer la abogacía en el país en el año 2006.

Se graduó de una Maestría en Propiedad Intelectual y Tecnología de la Universidad de San Francisco, School of Law, en California. Adicionalmente, ha recibido cursos de política internacional, gobierno y la Unión Europea en Alemania; y de migración internacional, en Italia.

Realizó sus prácticas jurídicas en los juzgados de lo Mercantil de El Salvador. Hizo, además, un interinato en el Senado de California y fue voluntaria e intérprete paralegal en casos de asilo político con el Lawyers’ Committee for Civil Rights de California.

En el plano laboral, trabajó en el  Departamento Jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores y en la Fiscalía General de la República de El Salvador, así como en el Departamento de Comercio Internacional de una firma internacional de abogados en San Francisco.

A lo largo de su trayectoria académica y profesional ha recibido diversos diplomas y reconocimientos. Ha formado parte de Tribunales Examinadores de Tesis del programa de Maestría en Derecho de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

Por ello y por su amplia visión, el Gobierno de la República de El Salvador decidió nombrarla  a partir del 1 de marzo de 2010 como cónsul general en la ciudad de San Francisco, California; cargo que desempeña con vocación de servicio y, sobre todo, con amor a su patria.

Fuente: Consulado de El Salvador en California

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda uno de los resumes mas impresionantes que he leido, uno de aquellos que cuando los lees, te hace sentir muy orgulloso de ser salvadoreno, de ver como nuestra gente se supera amid las guerras y terremotos, maras y malhaberes sociales; Me gustaria implorarle Sra. Valenzuela que por favor cuando escoja a sus empleados, por favor no lo haga como se ha hecho en los ultimos 200 anos; porque es hijo de fulanito o hija de menganito; dejelos que ellos se supermen tambien y puedan mantener su puesto oficial basado en merito y no en palancas.
Sra. Valenzula lo que le estoy pidiendo, en nombre de lo que sea Ud. sienta amor! que ponga la cara y tome responsabilidad del puesto que se le ha otorgado(para ayudar y servir a los Salvarorenos en el extranjero)y no para menos preciarlos ni tratarlos como la basura que sus empleados creen que somos; Por favor Sra. Valenzuela, pongase la mano en la conciencia y trate de ayudar a sus conciudadanos recuerde que muchos de los que ahora viven en exilio, lo hicieron para hacer posible su suenos de studio. Atentamente,

Francisco Samayoa

Publicar un comentario

.